lunes, 11 de octubre de 2010


Esperanza que no termina


Mucho se ha hablado en estos días del rescate de los treinta y tres mineros atrapados en la mina San José. La esperanza que en un comienzo fue difícil se acerca a su fin, esto es, el día de su salida. Periodistas de todo el mundo han venido porque quieren ver tal acontecimiento y que no es menor: un país atento a cada detalle de este trabajo, hombres que han entregado lo mejor de sí para sacar a estos hombres enterrados en la mina. Pronto saldrán a la luz. Ellos han vivido en oscuridad largo tiempo. Así, el corazón del hombre o de la mujer sin Dios se encuentra sin la luz que es Cristo, el Señor.

...la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas...

No hay comentarios.: