jueves, 1 de noviembre de 2007


Desde principios de Agosto que mi papá ha tenido una enfermedad que se llama Herpes Zóster, lo conocía muy de pasada, pero en la dimensión que le ha tocado sufrir , nunca lo había visto. Es doloroso, quemante, desesperante, invalida a la persona , de tal forma que la deja dependiente de otros.
En fin, hace muchísimos años, había un hombre, cuyo nombre era Job. Su caso quedó registrado en la Biblia.
Job estuvo enfermo con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza, su mujer le dijo: -Maldice a Dios, y muérete-. Sin embargo, él respondió: “¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos?”
Es así como los verdaderos cristianos y conocedores del reino de Dios en sus vidas, reaccionan, sabiendo que pase lo que pase, el control de sus vidas está en Dios, ya que sus vidas están escondidas en Cristo.
En un momento el Señor quitó la aflicción de Job. Así esperamos sea quitada la aflicción en la vida de mi papá. Por ahora, oramos y damos gloria a nuestro Dios, por su fortaleza en nosotros.

No hay comentarios.: